Análisis Textual, Colegio, General, Lectura Crítica, Literatura
Una visión poética de la vida…

Una visión poética de la vida…

Una visión poética de la vida… Damian Vozmediano

¿Te gustó el artículo?
CALIFÍCALO

5

Calificación de usuarios: 5 (1 votos)

No debemos olvidar la poesía, /porque poesía es canto, y el canto ayuda a vivir. En las buenas y en las malas, bailar, cantar y reír. / Jaime Jaramillo Escobar/

Una de las materias electivas más particulares de Colegio Formarte de Bogotá gira alrededor de la lectura y la producción de textos poéticos. Muchos de nuestros estudiantes han abierto las puertas a la sensibilidad y al pensamiento con el fin de poder expresar a través del lenguaje estético una particular visión de la vida. Dirigidos por la docente Melissa Cifuentes, estos jóvenes poetas han materializado su esfuerzo artístico en bellos escritos que en esta oportunidad queremos compartir. La misión de los estudiantes no es otra que dar a conocer, a través del diálogo consigo mismos y con el mundo, su particular visión de la vida. He aquí una muestra de su talento:

El poeta

El poeta sentía tristeza,

había perdido su gran amor.

Un ángel que habitaba una estrella,

la vio tan bella y se la llevó.

La soledad que dejó al partir,

solo con temor logró cubrir:

miedo al frío eterno de las noches sin ella,

miedo de vivir buscando siempre una estrella.

Aunque tiempo y lluvia lavaron su herida,

ninguna sonrisa apareció jamás.

En su mundo sin ella,

solo quedaba eterna frialdad.

Ya no tocaba el violín,

con los días vació su dolor,

llenando de letras las hojas

de odiosos libros de amor.

Federico Luna

Décimo grado

Odio

Odio por los rayos del sol cuando estoy sofocada.

Odio por el frío cuando mi cuerpo está descubierto.

Odio por los besos ajenos cuando mis labios están secos.

Odio por las almohadas cuando su única fragancia es tu perfume.

Odio por tus miradas profundas cuando estás distante.

Odio por ti cuando no puedo verte en mi día gris.

Gabriela Gutiérrez

Undécimo Grado

 

¿A dónde vas niñez?

Niñez que te vas perdiendo

por oscuros caminos,

jugando y corriendo te vas,

llorando me dejas.

En esta vida sin imaginación

y aun con menos destreza.

Triste me quedo,

llorando me quedaré.

Pero si tú vuelves de nuevo

lleno de gusto te recibiré,

cuando pase esta vida

y llegue la vejez,

yo estaré donde te esperé ayer,

jugando con los trompos

y aprendiendo a leer.

Federico Luna

Décimo grado

Breve el odio e inmenso el amor…

Breve el odio e inmenso el amor,

inmenso como el brillo lunar,

concebí la ceguera en un caminar

intentando tocar cada altar.

Si los sueños felices se grabaran

en  el firmamento como estrellas,

habría un nuevo astro por seguir

cada noche en su condena.

Las sombras que alma pura reflejaba,

sobre lo que quisiera fueran trazos del futuro,

dentro dejó de estar oscuro.

Camina conmigo la euforia del amor,

con ella podremos caminar el océano,

ir hacia el fondo de ese azul

hasta lograr llegar al cielo.

Gabriela Gutiérrez

Undécimo Grado

 

¿Una despedida? ¿Un adiós?…     

¿Una despedida? ¿Un adiós?

Sin lágrimas, no está permitido llorar.

Empaque sus maletas, llénelas de memorias

deseche las promesas, ya no las ha de precisar.

Guarde los sentimientos en un baúl, no olvide el cerrojo.

Contemplémonos el rostro una última vez

después de este instante no habrá forma de volver.

Déjeme dibujar las palabras de su despedida

mientras  usted intenta descifrar mis imágenes.

Un beso final, no nos volvamos a buscar.

Y para concluir…

borremos el recuerdo, ya no hay nada que se pueda salvar.

Melissa Cifuentes

Docente del proyecto

 

 
Compartir esta historia

Publicaciones relacionadas

Dejar una respuesta

Su dirección de email no será publicadaCampos obligatorios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Encuéntranos en Google Plus

Encuéntranos en Facebook