Camino a la educación superior, Competencia Lectora, Ejercicios Académicos, Exámenes de Admisión, Hábitos de estudio, Novedades, UdeA, UdeA, Uncategorized
Competencia lectora: un asunto de estrategias.

Competencia lectora: un asunto de estrategias.

Muchas veces al enfrentarnos a un cuestionario tenemos la costumbre de leer la pregunta e ir inmediatamente al texto a hacer rastreo, o bien intentamos inferir ideas de modo general. Te mostraremos algunas estrategias que te ayudarán a responder con más eficiencia las preguntas de tus simulacros y de tu examen de admisión, en Competencia Lectora:

  1. Identificar referentes: En muchas preguntas te piden reconocer los elementos que aluden a persona, lugar o tiempo. Esto es lo mismo que responder a las preguntas: ¿quién?  ¿dónde?  ¿cuándo?

Ejemplo: En algún rincón apartado del Universo rutilante, configurado en innúmeros sistemas solares, hubo una vez un astro donde animales inteligentes inventaron el conocimiento. Fue aquél el minuto más arrogante y mendaz de la «Historia Universal»; pero tan sólo un minuto, en fin.

En la expresión el minuto más arrogante y mendaz, se hace referencia a:

A. El apartado universo rutilante.         B. Los numerosos sistemas solares.         C. La historia universal.

D. Cuando animales inteligentes inventaron el conocimiento.

En esta pregunta nos están pidiendo señalar un momento. La opción A y B se refieren a un lugar, y  la C alude a un tema. La única opción que refiere un tiempo, es la D.

  1. Denotación y connotación de términos: Debemos recordar que muchos términos tienen un significado de contexto; es decir, no es posible aislar las palabras de las ideas que plantea la lectura.

Ejemplo:  –Hízome el cielo, según vosotros decís, hermosa, y de tal manera, que, sin ser poderosos a otra cosa, a que me améis os mueve mi hermosura; y, por el amor que me mostráis, decís, y aun queréis, que esté yo obligada a amaros. Yo conozco, con el natural entendimiento que Dios me ha dado, que todo lo hermoso es amable; mas no alcanzo que, por razón de ser amado, esté obligado lo que es amado por hermoso a amar a quien le ama.

“Amable” en la premisa: “todo lo hermoso es amable”, significa:

A. Digno de amarse.                 B. Gentil.             C. Buena persona.          D. Cordial.

Por conocimiento común de la palabra se entiende que “amable” significa “persona gentil o cordial”, por lo que podríamos pensar que la respuesta está en las opciones B, C, o D. Sin embargo, al contextualizar el término se evidencia que el sentido de “amable” es “digno de amarse”. Así, señalaremos la A. como respuesta correcta.

  1. Reconocimiento de campos semánticos: Recordemos que las preguntas que incluyen la palabra “EXCEPTO” regularmente manejan tres opciones similares que pueden agruparse en un mismo campo semántico, y una cuarta opción distinta a las demás.

Ejemplo: Los adjetivos son las arrugas del estilo. Cuando se inscriben en la poesía, en la prosa, de modo natural, sin acudir al llamado de una costumbre, regresan a su universal depósito sin haber dejado mayores huellas en una página. Pero cuando se les hace volver a menudo, cuando se les confiere una importancia particular, cuando se les otorga dignidades y categorías, se hacen arrugas, arrugas que se ahondan cada vez más, hasta hacerse surcos anunciadores de decrepitud, para el estilo que los carga.

La palabra decrepitud en el texto NO significa:

A. Vejez.              B. Decadencia.                      C. Menoscabo.                D. Deterioro.

Observemos que tres de las opciones pueden reunirse en un mismo campo semántico. Este grupo de palabras lo conforman: decadencia, menoscabo y deterioro, las que son cualidades de “vejez”. Por lo tanto, “vejez” sale de este campo semántico, siendo esta la respuesta correcta.

¡A poner en práctica estas estrategias, y enfrentar con más confianza tus simulacros y tu futuro Examen de Admisión!

 

Compartir esta historia

Publicaciones relacionadas