General
Eskribir no es escribir

Eskribir no es escribir

Si siempre que uno fuera a escribir pensara que las palabras están compuestas por unidades significativas llamadas monemas y que los monemas pueden ser lexemas o morfemas y que los morfemas pueden ser dependientes o independientes y que los dependientes pueden ser prefijos, sufijos o interfijos, seguramente no pasaría de las primeras líneas.

Uno no tiene que saber que rápido, rapidez y rápidamente son adjetivo, sustantivo y adverbio, ni que las unidades de comunicación constituidas por palabras se llaman oraciones y que éstas pueden ser simples, compuestas o complejas.

Si no está claro que Ferdinand de Saussure escribió el Curso de lingüística general, no importa, uno no tiene que saber eso.

Lo que sí está claro es que la letra B se llama “be”, y no “be de burro”.

Que la V se llama “uve”, y no “ve de vaca”.

Que “iba”, del verbo ir, no tiene nada que ver con el Impuesto sobre el valor agregado (IVA)…

Que “cocer” no es lo mismo que “coser” y que el gerundio de “dormir” no es “dormiendo” sino “durmiendo”.

Para escribir no hace falta saber qué cosa es un monema; lo que no tiene perdón es que no sepamos escribir ni siquiera nuestro propio nombre.

Estaba entregando evaluaciones y le dije “Sebastian” a Sebastián.

—No, profesor, es Se-bas-tián —me dijo él haciendo particular énfasis en la última silaba.

—Pues aquí dice “Sebastian” —repuse entregándole el examen con su nombre mal escrito.

Él lo vio y me dijo:

—Profe, a mí me dijeron que los nombres no tienen ortografía.

Me dio la espalda y caminó hasta su puesto. Tomó asiento. Mostrándole su examen al compañero del lado le dijo algo y ambos me miraron. Viéndome, soltaron la risa.

—Sebastián dice que los nombres no tienen ortografía —les dije a toda mi clase—, ¿ustedes qué opinan?

Sebastián me miró con cara de: ¿yo?, y yo lo miré con cara de sí usted.

Algunos dijeron que era verdad lo que decía su compañero y otros propusieron que le pusiera cero y lo sacara del salón.

“En realidad todas las palabras se rigen a partir de unas leyes y los nombres no están exentos de esas leyes, porque los nombres también son palabras”. Eso les dije.

No es lo mismo escribir “Héctor” o “Etor” y mucho menos “ector”. “María” no es “Maria” y “Nicolás” no es “nicolas” ni mucho menos. Al nombre “Camilo” lo he visto así: Kamilo y así: K’milo.

Uno no tiene que ser escritor para respetar normas ortográficas tan básicas. Tampoco tiene que esperar a firmar “algo importante” para empezar a tomarse en serio esto. Muchos le dan un toque personal a su nombre cambiándole algunas letras, toque que no mejora positivamente la impresión que las otras personas puedan llevarse de ellos. Cuando son nombres o sustantivos propios, como es este el caso, empiezan siempre en mayúscula, las demás letras van todas en minúscula. Hay que respetar las tildes y las haches.

“Escribir bien”, entonces, es una redundancia. Uno escribe, o eskribe.

Yo escribo. ¿Y tú?

Eskribir no es escribir Juan Carlos Gómez

¿Te gustó el artículo?
CALIFÍCALO

5

Calificación de usuarios: 4.7 (2 votos)
Compartir esta historia

Publicaciones relacionadas

Dejar una respuesta

Su dirección de email no será publicadaCampos obligatorios están marcados *

Encuéntranos en Google Plus

Encuéntranos en Facebook